Incluyen a arquitectas mexicanas en el diseño de las estaciones del Tren Maya

  • Se apuesta por una arquitectura sustentable y de desarrollo de las comunidades
  • Más mujeres deben ser incluidas en los grandes proyectos de México

 

Clase Turista

El próximo lunes se conmemora el Día Internacional de la Mujer y será un día especial para dos arquitectas mexicanas que han sido incluidas en el proyecto más ambicioso del gobierno federal: El Tren Maya.

Se trata de las arquitectas Gabriela Bojalil, con su despacho DAFDdf y Ana Elena GayAranda, del despacho AE GAYARANDA, quienes han realizado el diseño arquitectónico para dos de las 19 estaciones que tendrá el Tren Maya en el sureste mexicano, siendo las principales: Palenque y Chichén Itzá, estaciones que incluyen también un polo de desarrollo para las poblaciones.

Los anteproyectos arquitectónicos integrales de ambas estaciones sustentables están pensados principalmente para generar un impacto positivo para el medio ambiente y la comunidad, con propuestas que buscan potenciar la zona y generar el progreso que sus habitantes necesitan, contribuyendo así al bienestar de México y sus visitantes.

La estación de Palenque del Tren Maya, es de demanda media y de carácter turístico, con cuatro vías y dos andenes. Será una estación terminal y la primera estación de la ruta de mil 500 kms del Tren Maya y se ubicará en el terreno del antiguo aeropuerto de Palenque y formará parte del nuevo centro cívico.

El concepto arquitectónico retoma la máscara de Pakal y está conformado por un edificio con grandes cubiertas inclinadas con un porcentaje de techos verdes en dos niveles, tendrá zonas públicas y andadores con locales de servicio, técnicos y comerciales; una plaza y al interior habrá jardines evocando la selva chiapaneca y en el sótano estará ubicada una estación multimodal y áreas de servicios.

Por su parte, la estación de Chichén Itzá funge como portal de acceso al sitio arqueológico, ha sido diseñada no solo con fines sustentables, sino como un punto de encuentro en el que se conviva, se disfrute y se realicen actividades comerciales, culturales y gastronómicas, contando con una plaza de recibimiento al aire libre, la cual por medio de una serie de recorridos, conecta al usuario a vivir distintas experiencias, degustando la prestigiada comida yucateca a través de un corredor gastronómico, descubriendo nuestra cultura a través de diversos espectáculos presentados en el ágora al aire libre y conectando tanto al turista como a la población de Pisté a diferentes puntos de la región a través del centro de transferencia modal y de un corredor turístico y comercial que acompaña a los visitantes a lo largo de su recorrido para llegar caminando, en bicicleta o bicitaxi, a los majestuosos vestigios mayas de Chichén Itzá.

A través de esta intervención se incentiva el margen de permanencia de los turistas, proporcionándoles espacios lúdicos de esparcimiento cultural con los servicios adecuados para ampliar su estadía más allá de la visita diurna al sitio arqueológico, hasta poder experimentar el espectáculo de luz y sonido conocido como “Noches de Kukulkán”.

La arquitectura de la estación de Tren Maya de Chichén Itzá, contiene en sus formas tres elementos esenciales del mundo maya:

· El Arco Maya.

· La Ceiba. Árbol sagrado para los mayas que representa el centro de la tierra.

· La Geometría sagrada de la piel de la serpiente.

La estructura de la estación está conformada, conceptualmente, por el cuerpo de la serpiente que representa la transición de la vida contemporánea hacia el misticismo maya, dando como resultado un proyecto que fusiona la arquitectura, el diseño urbano y de paisaje, conservando el ecosistema y nuestras raíces. Consiguiendo de esta forma, que este proyecto tenga una esencia auténtica y respetuosa con las costumbres y cosmovisión de quienes ahí habitan.

La estación de Chichén Itzá es de demanda alta y será una estación terminal o en fondo de saco. Forma parte del tramo 4 del Tren Maya. La estación se ubicará en la parte nororiente entre la ciudad de Pisté y el polígono de la zona arqueológica para atender la alta demanda de pasajeros y tendrá un carácter turístico, considerando un esquema de 4 vías y 2 andenes.

Las dos arquitectas son mujeres jóvenes, entregadas a su trabajo, preparadas, sensibles al medio ambiente, la cultura y su gente y le están apostando a una arquitectura sustentable y al desarrollo de las comunidades aledañas a las estaciones del Tren Maya, el gran proyecto presidencial y donde las dos ganaron en 2019 la licitación convocada por Rogelio Jiménez Pons, director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR), para el anteproyecto arquitectónico y en el que han invertido muchos meses de trabajos y esfuerzos para poder liderar los equipos encargados de los proyectos de dichas estaciones del Tren Maya.

El próximo lunes 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, y es una gran satisfacción que dos arquitectas mexicanas hayan sido incluidas en este gran proyecto del Gobierno Federal, que vendrá a ser un parteaguas en los destinos turísticos del sureste mexicano que cada año recibe cerca de tres millones de turistas entre nacionales y extranjeros. Tan solo Yucatán rompió récord de visitantes en 2019 cuando llegaron al estado 2.8 millones de personas por aire y más de 400 mil en cruceros de todo el mundo. Tan solo en Chichén Itzá se reciben 10 mil turistas diarios, lo que habla de la importancia de esta estación para el Tren Maya.