Comentando… la ciudad

  • Impidamos, con el voto, el nacimiento del 4º Reich
  • Desaparecer órganos autónomos electorales barbarie de la T4a
  • Por Luis Repper Jaramillo

 

Clase Turista

El 4º Reich (versión mexicana) Andrés Manuel López Obrador quien se auto califica como demócrata, no es más que un simulador, mentiroso, engañabobos, esquizofrénico, locuaz, que envuelto en la palabra que desconoce: democracia, ha navegado con bandera de perversión, haciendo creer que respeta y aplica el término que le corroe el cuerpo.

Para El Peje, sólo existe el liberalismo cuando él gana. Cuando la Constitución y las leyes le dan revés, aquello se convierte en antidemocracia, fifís, conservadurismo, “mafia del poder”. Es un sujeto que juega a todo, , pero no sabe y no acepta perder, aunque las evidencias obren en su contra. Como decíamos en el barrio, “es chillón”, “mamón”, mal perdedor.

En 2018 cuando los mexicanos acudimos a las urnas para votar por un nuevo presidente de la república, con más de 30 millones de sufragios Andrés Manuel triunfó incuestionablemente, legítimo y contundente. Le llamó el día de la democracia.

Reconoció la labor del INE (organismo autónomo) por la jornada, el proceso y el resultado final. Días después cuando el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF, organismo autónomo) ratificó y certificó el triunfo, otorgándole la Constancia de Mayoría como Presidente de la República, lanzó loas a la institución que avaló la investidura como Jefe del Ejecutivo al Lic. Andrés Manuel López Obrador. Época de miel sobre hojuelas.

Mi triunfo, blofeó alguna vez, fue gracias a la gente, a los más de 30 millones de mexicanos que confiaron en el proyecto de la Transformación de 4ª, quitando méritos al trabajo logístico, organizacional, equitativo y de vigilancia de los órganos electorales… las cosas ya no andan bien, porque el INE y el Tribunal había destruido la maquinación López Obrador/Bonilla, para que el candidato ganador de la elección extraordinaria para gobernador en Baja California, el Moreno, Jaime Bonilla, alargara de 2 a 4 años el mandato, cuando en las boletas electorales se consignaba que el relevo sería de sólo 2 años, no 4.

Ahí empezó el 4º Reich (versión mexicana), a tratar de desaparecer los órganos autónomos que impiden la anarquía del gobierno federal, que daría paso al control total (dictadura) de las instituciones, como lamentablemente padecemos hoy.

Ya logró los primeros: manipuleo total del Poder Legislativo (Senado y Diputados), pisoteo absoluto a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), control en 85 por ciento del Poder Judicial (Corte, CJF, Magistrados, Jueces Federales, Ministerios Públicos de la Federación). Absorción absoluta desde Palacio Nacional de las Fuerzas Armadas: Ejército, Marina, Aérea). Come de su mano la Guardia Nacional (que más bien son las élites armadas, su guardia personal, como las tienen los dictadores).

En el rubro económico/fiscal pretendió, sin lograrlo -por fortuna-, el avasallamiento del Banco de México, pero sus incorruptibles, responsables, éticos y morales funcionarios lo impidieron, de lo contrario el 4º Reich (versión mexicana) habría asumido el control absoluto de los dineros, el tesoro de la Nación: divisas, reservas internacionales, impresión de billetes y monedas a discreción, control y sometimiento del sistema bancario del país; en pocas palabras,  aplastaría el mandato de los recursos que dan autonomía, certeza, riqueza, control del dinero de los mexicanos.

La perversa maquinación de López Obrador, argumentando que el aparato burocrático del gobierno (se refiere a los órganos autónomos, fondos, fideicomisos, etc.) es carísimo y enorme, tiene como finalidad reducir el sistema a su mínima expresión, no con afán ahorrador o de austeridad republicana, sino como ente público al que el tirano pueda dominar, sin la inconformidad y reacción de los trabajadores. Mientras más pequeño sea el aparato administrativo, más sencillo para un anarquista absorber, dominar, pisotear.

Es tan predecible, torpe, manipulador Andrés Manuel, que como dice el refrán popular “el pez por su propia boca muere” En un discurso, tiempo antes de la pandemia de COVID 19, mostró su prepotencia anarquista, al señalar que “están con la Transformación de 4ª o están contra la Transformación de 4ª”… Intransigencia absoluta, pues la democracia faculta respaldar un sistema político u otro, sin que deba haber amenazas de por medio, porque eso de “estás conmigo o contra mí” (Transformación de 4ª), es la encarnación personalizada de AMLO… ¡vamos… la empresa familiar de los López Beltrán y recientemente de los López Gutiérrez!

El tabasqueño de Macuspana no sabe de equidad razonada, es decir, que en su gabinete haya más mujeres que en otros sexenios, no es cuestión de equilibrio, es meramente actitud mediática, que quiere se resalte ante la opinión pública la ecuanimidad de género. Miente.

No es el demócrata que se auto bautizó con agua del Grijalva, que tanto presume. No, el tipo no tolera, no soporta el no como respuesta o acatamiento a una petición u orden. Cuando un vasallo le da alguna negativa, explota, se irrita, maldice e insulta. No admite, siquiera, una explicación razonable que justifique el rechazo a la indicación, porque su soberbia, arrogancia, le impide razonar, cavilar, asimilar las ideas y posiciones de terceros.

Él siempre quiere tener la razón, “yo tengo otros datos”, cuando con pruebas, evidencias, documentos, le debaten un asunto, primero saca su frase, después el insulto: fifís, chayoteros, conservadores, mafia de la información, etc. Actitud propia de un tirano que no acepta sus errores, desatinos, torpezas, equivocaciones, incapacidad, inutilidad, perversidad.

Vayamos ahora a lo actual, al descaro de su obsesivo interés por re confirmarse como Reich (versión mexicana). Su encono desenfrenado, ira, enfrentamiento (personal, no por la investidura que le dio el voto mayoritario) contra los órganos de dirección electorales (INE, TEPJF) por la decisión tomada de quitar las candidaturas a los aspirantes de Morena a las gubernaturas de Michoacán, Raúl Morón, y Guerrero, Félix Salgado Macedonio, ambos violaron la Ley Electoral al omitir -de mala fe- justificar sus gastos y destinos de pre campaña que mandata el articulado.

Morena, en el Consejo General del INE, tiene un asiento, un representante impuesto por Andrés Manuel, que en el acuerdo nacional para el proceso 2021 firmaron todos los partidos que acatarían las “reglas del juego”, todas, sin excepción alguna. Todos felices. Democráticamente acataron.

Cuando Morón y Salgado, por sus “cataplines” no entregaron los informes de gastos, procedencia ni destino, violentaron el Acuerdo firmado. A toda acción corresponde una reacción, y ésta fue la quita de las candidaturas, a lo que El Peje calificó como un exceso, un acto antidemocrático, un ataque a la democracia… A ver, a ver, Andrés, cuando te conviene hay democracia, cuando pierdes -por idiotas- es ataque a la legitimidad.

O no te informan, no te informas o de plano te ignoran. Tú representante ante el INE signó el Acuerdo aceptándolo. Lo notificó al “sapo” Mario Delgado, Gerente de la empresa familiar Morena, a su vez lo notificó a Morón, Salgado, equipos de campaña y contadores del staff, es decir, todos lo sabían, menos tú. Cuando el árbitro electoral pidió informes financieros de las campañas, a Félix y Raúl les valió “madres”, no quisieron informar. La autoridad, asumió su responsabilidad y sancionó. Sanseacabó

Ahora se llaman sorprendidos. No sólo insultan, denostan, increpan, amenazan al INE, TEPJF, INAI, Magistrados, Jueces, de cambiarán, a través de sus larvas en la Cámara de Diputados, Morena, PVEM, PT, PES, la Ley Electoral para deshacerse de los órganos autónomos que arbitran los procesos electorales, porque le dicen NO a Andrés Manuel.

Al tirano en el mundo (dictadura) cuando algo le “estorba” ipso facto recurren a la fácil “si la Constitución me estorba… la cambio) que es nuestro caso.

Tras las decisiones democráticas aplicadas a Salgado y Morón, López Obrador (lamentablemente ostenta la investidura presidencial) lo toma personal (T4a) y cree que las instituciones autónomas quieren dañarlo (siempre piensa sólo en él. Aún no le cae el 20 de que es mandatario federal), por eso su iracunda reacción al adelantar que ya se fragua una Reforma Constitucional para desaparecer los órganos autónomos (que le estorban), incluidos INE, TEPJF, INAI, IFT, COFECE, entre otros, que dice son una amenaza para su gobierno ¿cuál?, “fueron creados durante el periodo neoliberal para defender a los grupos de intereses creados y no al pueblo” Patán, mentiroso, rencoroso.

López quiere organismos “a modo” que nunca le digan NO, con lealtad a ciegas, sumisos, timoratos, que sólo obedezcan al AMO, porque eso para él es su democracia, no lo que significa el concepto el poder del pueblo.

No se saldrá con la suya, alguien o muchos en ambas Cámaras no querrán pasara a la historia negra de México señalados como traidores a la Patria y desecharán las tonterías que les enviará López Obrador para remover los obstáculos de su pretensa dictadura. Doy el beneficio de la duda que diputados y senadores dignos de Morena, PT, PVEM, PES tomarán la sabia y nacionalista decisión de rechazar propuestas tiránicas que ya maquina Andrés Manuel.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

*Miembro de los Grupos Editoriales Digitales pausa.mx, cadenapolitica.com, revistapeninsular.com.mx, elinfluyente.mx, endirecto.mx, lagacetametropolitana.com