Centro histórico

  • Ciudad de México se mantiene como principal foco de epidemia
  • Los mensajes de la campaña electoral más parecen “pleito entre comadres”
  • Se sabe el por qué existe todavía en México el Fuero Presidencial
  • Por Crescencio Cárdenas Ayllón

 

Clase Turista

¡Pásele, pásele, lugar y tablas, lugar y tablas! La feria de las campañas ya se soltó y todo parce indicar que a cual más de los diez partidos que participarán en en la boleta de las elecciones más grandes del mundo, según anuncian sus promotores, pero lo más sobresaliente de todo es la sarta de mentiras que despachan en su llamados al voto ciudadano la totalidad de partidos a lo cual se suma la también exagerada promoción que se han con ese motivo el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Tribunal Federal Electoral (TFE) que si alcanzan a rebasar a los participantes centrales de esa justa de mentiras, falsas promesas y demagogia barata que destilan todos los que se asoman por ahí.

Y no cabe duda: el Fin Justifica Los Miedos. Bueno, bueno, de acuerdo a los acontecimientos que se dieron en la semana que termina los protagonistas deben recordar, en principio, que no por mucho madrugar amanece más temprano y eso se le puede colgar al presidente de MORNA Mario Delgado quien sin tapujos acepta las costaladas de burlas y descalificaciones ente las tandas  de elogios de sus compañeros de partido el marco musical de aplausos que lo justifican  cuando dice que las dudas de la elección próxima se debe a la mala conducta y abusos de los adversarios  pero se le olvidó aquello de que “cuando el gallo canta en la madrugada “pue’que llueva mucho, que llueva poco o pue’que no llueva nada”.

El asunto de los partidos políticos también deberá atender a los reclamos populares y no seguir jugando a  “más vale malo por conocido que bueno por conocer” y la rebatinga es observada cada vez que hay panorama electoral al frente. Lo que muchos ciudadanos no entienden todavía es que cada partido lanzará al aire un terna y sobre todo acusaciones pero según el Filósofo de Güémes “Una terna está compuesta por “dos tontejos y el que va a ser candidato” por supuesto.  Ca serían los vencedores y los vencidos con sus asegunes yo creo.

Que me dicen de los agarrones en intramuros de los partidos políticos como son los del PRI, del PAN, los del PT y los del PRD que para afuera al exterior pues  buscan estorbar nada más y sobre todo los  otros aprobados por el INE para sólo considerar eso de que “hágase la voluntad de Dios en los bueyes de mi compadre”, así está todo de revuelto y solo se espera que no termine la jornada como el Rosario de Amozoc,

En síntesis se prueba que al finalizar la jornada de propaganda digna de una campaña en los mercados o entre comadres y no como lo que esperan ser un contrapeso a los de MORENA, pero  en fin hasta la próxima sin olvidar aquello de que “el fin justifica y califica los miedos” electorales con o sin democracia.

El presidente Andrés Manuel López Obrador publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) un decreto en materia de fuero presidencial, con el cual se establecieron los motivos por los que el titular del Ejecutivo federal podrá ser juzgado. El decreto publicado en el DOF hace efectivas las reformas a los artículos 108 y 111 de la Constitución, en la que ahora se establece que el Presidente de México podrá ser juzgado por delitos que pueden ser imputados a cualquier ciudadano.

"Durante el tiempo de su encargo, el Presidente de la República podrá ser imputado y juzgado por traición a la patria, hechos de corrupción, delitos electorales y todos aquellos delitos por los que podría ser enjuiciado cualquier ciudadano o ciudadana", reza el artículo 108.

Mientras, el artículo 111 detalla que para iniciar el juicio contra el Jefe del Ejecutivo federal se debe acudir al Senado. "Para proceder penalmente contra el Presidente de la República sólo habrá lugar a acusarlo ante la Cámara de Senadores en los términos del artículo 110. En este supuesto, la Cámara resolverá con base en la legislación penal aplicable", refiere el 111. Previamente a su publicación en el DOF, las reformas en materia de fuero presidencial fueron aprobadas por el Congreso y las Legislaturas estatales.

"Esto es un hecho verdaderamente histórico, no se podía juzgar al Presidente en funciones por cualquier delito, sólo por traición a la patria, y esto significaba un fuero. Ahora, con esta iniciativa, con esta reforma a la Constitución, se va a poder juzgar al Presidente por cualquier delito como a cualquier ciudadano", dijo López Obrador el 27 de noviembre de 2020, luego de que el Senado aprobó las reformas.

Tras la publicación en el DOF, especialistas en temas jurídicos criticaron en redes sociales las reformas en materia de fuero presidencial, pues argumentaron que éste sigue presente y sólo se amplió el catálogo de delitos por los que se puede juzgar al Jefe de Estado.

El decreto publicado hace efectivas las reformas a los artículos 108 y 111 de la Constitución, en la que ahora se establece que el Presidente de México podrá ser juzgado por delitos que pueden ser imputados a cualquier ciudadano.

"Durante el tiempo de su encargo, el Presidente de la República podrá ser imputado y juzgado por traición a la patria, hechos de corrupción, delitos electorales y todos aquellos delitos por los que podría ser enjuiciado cualquier ciudadano o ciudadana", reza el artículo 108. Mientras, el artículo 111 detalla que para iniciar el juicio contra el Jefe del Ejecutivo federal se debe acudir al Senado.

"Para proceder penalmente contra el Presidente de la República sólo habrá lugar a acusarlo ante la Cámara de Senadores en los términos del artículo 110. En este supuesto, la Cámara resolverá con base en la legislación penal aplicable", refiere el 111.

"Esto es un hecho verdaderamente histórico, no se podía juzgar al Presidente en funciones por cualquier delito, sólo por traición a la patria, y esto significaba un fuero. Ahora, con esta iniciativa, con esta reforma a la Constitución, se va a poder juzgar al Presidente por cualquier delito como a cualquier ciudadano", dijo López Obrador el 27 de noviembre de 2020, luego de que el Senado aprobó las reformas.

Tras la publicación en el DOF, especialistas en temas jurídicos criticaron en redes sociales las reformas en materia de fuero presidencial, pues argumentaron que éste sigue presente y sólo se amplió el catálogo de delitos por los que se puede juzgar al Jefe de Estado. Añadieron que el fuero no desaparece porque aún es el Senado el que debe iniciar un proceso legal contra el titular del Ejecutivo federal.

"Se publicaron las reformas constitucionales que modifican el fuero presidencial. Como podrán ver, hubo cambios, pero se mantiene", escribió en Twitter José Ramón Cossío, ministro en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Jorge Lara Rivera, ex subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales de la extinta Procuraduría General de la República, aseveró que el fuero sigue y ahora sólo se puede juzgar al Presidente por delitos leves. "Sólo cabe aclarar que lo que muchos llaman ‘fuero’ no se modificó ni se eliminó. En realidad se movió todo el aparato constitucional para poder imputar al Presidente delitos leves. Vaya ocio reformista ¡y el engaño!", criticó el especialista en seguridad en su cuenta de redes sociales.

La Ciudad de México se ha colocado como el principal foco rojo de la epidemia en el país con los 533.825 contagios acumulados y las 33.382 muertes registrados hasta el viernes con un complicado factor de riesgo: la alta densidad de población que complica el control de los contagios.A este factor se suman, entre otros, la escasa cultura de la prevención, el hecho que una gran parte de la población vive en la economía informal y su vecindad con el Estado de México, el segundo territorio en contagios y decesos, explicó a Efe un especialista.

De acuerdo con el Censo de Población y Vivienda 2020, la población total en el país es de 126.014.024 habitantes con una densidad de población de 64 habitantes por kilómetro cuadrado, mientras que la capital con 1.494 km2 tiene la mayor densidad de población con 6.163 hab/km2.

"La densidad de población es muy alta y la probabilidad de que las personas se encuentran en diferentes sitios es mayor", explicó en entrevista con Efe el investigador del Centro Investigaciones y Estudios Avanzados (Cinvestav) en Monterrey, Moisés Santillán.

De acuerdo con registros del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, la crisis del coronavirus destruyó en sus primeros meses cerca de 12 millones de trabajos entre formales e informales, de los que recuperó 9,9 millones hasta noviembre, además dejó una contracción de 9,6 % del PIB en los primeros 9 meses de 2020.

La Ciudad de México registró el primer caso de la covid-19 el 28 de febrero de 2020 y a marchas forzadas comenzaron las tareas de reconversión y  equipos de hospitales.Casi un mes después, el 23 de marzo comenzó la Jornada Nacional de Sana Distancia, con la que buscaba reducir el aumento de casos al suspender actividades no esenciales, el cierre de escuelas, además de que se pidió a la población aislarse en sus casas y mantener distanciamiento físico para disminuir el riesgo de contagio.

Santillán recordó que al iniciar la pandemia varias estados tuvieron una respuesta temprana cuando se detectaron los primeros casos al imponer restricciones de movilidad, pero entre ellas no estaba la capital. "En la Ciudad de México esperaron mas tiempo para restringir la movilidad", recordó el investigador y citó el caso del festival musical Vive Latino "que a pesar de que ya se habían detectado varios casos, aún así se llevó a cabo", el 14 y 15 de marzo.

Hasta ahora, México tiene un acumulado de 178.965 fallecidos y 2.03 millones de contagios, mientras que la capital registra por si sola el 26 % de casos y el 18,7 % de los decesos.

Sobreviviendo en la capital. Para el chófer Carlos Emilio Jaime, todo el año de la pandemia "ha ido realmente mal" y no solo para él "sino en general estuvo mal". Agregó a Efe que desde su punto de vista y desde su puesto de trabajo "no se activa la economía". "Para mí en realidad hay poco trabajo porque tardas cierto tiempo en que aparezca un viaje. Somos sobrevivientes, tanto por las entradas económicas como al problema de la pandemia", dijo.

La familia de David Vargas y Guadalupe Ramírez sufrió a inicios de febrero, casi un año después de la iniciada la pandemia en la capital, los estragos de la segunda ola de contagios luego de que junto con su hija de 8 años y la abuela materna de la niña se contagiaron, con la hospitalización de Guadalupe.

"No sabemos cómo fue, el sábado 30 de enero amanecimos con síntomas y de ahí vino el viacrucis", contó a Efe David, un técnico mecánico en elevadores a las afueras de un hospital en el norte de la metrópoli. "Es una enfermedad que no te deja hacer nada y económicamente ha sido un año muy difícil, en lo personal, nos dejó muchos decesos y enfermos en la familia, y muchos gastos", agregó.

No fue un año diferente para Claudia Pérez, una trabajadora de un taller automotriz. "Nos estábamos cuidando de la enfermedad, no salíamos, nos quedamos en casa, pero no fue suficiente", dijo Claudia, 27 años a las afueras de una clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Un familiar de Claudia ingresó al hospital una semana atrás y aunque ya estaba por salir, la incertidumbre se instaló en la familia mientras la otra persona estaba ingresada debido a todas las complicaciones sanitarias que se han conocido durante la pandemia. Para la mujer, un factor importante en el comportamiento de la enfermedad en la ciudad ha sido la conducta de sus conciudadanos, quienes dijo han sido un tanto "inconscientes y egoístas" al no considerar el peligro de la enfermedad.

Tras el colapso de los hospitales en la capital en enero, Santillán dijo que es complicado que la ciudad regrese pronto a la "normalidad" y vislumbra un escenario similar " la segunda mitad del verano o el otoño, donde las cosas más o menos estaban funcionando" Eso sí, advirtió, que "seguirá habiendo un riesgo en la ciudad medio alto y aunque ya se tiene la vacuna "ese proceso definitivamente puede durar mucho tiempo".

Por lo demás, creo que todos estamos bien.