Tras la Puerta del Poder

  • Por Roberto Vizcaíno

 

Clase Turista

Monreal enfrentará este trimestre el mayor reto de su vida política 

Sin ninguna duda, su circunstancia y su momento político indican que lo que negocie y logre Ricardo Monreal en el siguiente trimestre, marcará su futuro político no sólo dentro, sino fuera de México.

Y es que lo que no se logre en este período, ya no será posible en el resto del sexenio, ya que en septiembre entra una nueva Cámara de Diputados que muy probablemente no será ya de mayoría para Morena.

Y aún más luego de que Marcelo Ebrard -su principal contendiente por la presidencia 2024-2030 (Claudia Sheinbaum está en la lona por el mal manejo de la pandemia y los casos de ineptitud como el del incendio que destruyó el centro de mando del Metro)- logró cumplir con el reto de conseguir las vacunas anticovid; después de haber desactivado las amenazas de los aranceles de Donald Trump al cortar de tajo sin críticas ni conflictos el flujo migratorio centroamericano hacia EU, pero sobre todo, luego de construir una relación tersa entre AMLO y Trump -el mayor energúmeno que haya tenido nunca antes Estados Unidos como Presidente-, Monreal necesita dar el más contundente golpe político de su vida.

Al zacatecano, igual que a Ebrard, lo preceden triunfos rotundos alcanzados en los 2 años anteriores. En este tiempo logró por unanimidad reformas de gran impacto como la creación de la Guardia Nacional. Gracias a su capacidad de negociación ha sacado adelante 18 reformas constitucionales que requirieron de las 2 terceras partes del Pleno. Ha sido de tal calado la remodelación del Estado bajo su responsabilidad, que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que en esta legislatura se cuenta ya con una nueva Constitución.

Monreal aclaró que no, que se su labor ha logrado apenas impactar quizá al 25 o 30 por ciento de la Carta Magna, lo cual no es poca cosa.

Pero esta carrera no acabará hasta que se designe candidato de Morena a la presidencial de 2024.

Uno y otros -Monreal-Ebrard y Claudia- no la tienen fácil. No sólo es lo que logren hacer en el sexenio de AMLO, sino que construyan que les sirva de base de operación para el siguiente Gobierno que podría ser el de cualquiera de ellos.  

Y el zacatecano sólo podrá alcanzar ese logro, si en los tres meses siguientes cumple con una de las mayores aspiraciones del presidente López Obrador, de que los organismos autónomos desaparezcan y pasen a ser parte de las secretarías de AMLO, y de alcanzar seguridad financiera para el resto de su mandato, lo cual requiere sacar adelante la reforma a la Ley del Banco de México y reformar el sistema de pensiones y de las Afores, además de cumplir con la promesa de meter en control el outsourcing.

No son los únicos pendientes. Hay otros. Pero los apuntados son los verdaderamente más importantes. Los que impactarán en el ánimo de Andrés Manuel López Obrador.   

Eso lo sabe Monreal, quien el lunes envió al senador Alejandro Armenta, presidente de la Comisión de Hacienda, a delinear la agenda legislativa de Morena -o sea la de Ricardo y AMLO-, para el siguiente período legislativo de febrero a fines de abril.

El reto es descomunal si se entiende que Monreal se propone sacarlo adelante en el peor momento, que es el del arranque de las campañas a 15 gubernaturas, 500 diputaciones federales, 1,800 alcaldías y la renovación de 30 congresos locales.

Eso provocará una fuerte competencia partidaria, que sin duda se reflejará en las tareas del Senado y la Cámara de Diputados.

En medio de eso el zacatecano buscará sacar adelante la ya muy cuestionada -dentro y fuera del país-, Ley del Banco de México que ha sido considerada como el paso esencial para convertir al Banco Central en una enorme lavadora de dólares.

Además deberá sacar adelante las reformas en materia administrativa, al sistema integral de justicia penal para jóvenes, la Ley de Disciplina Financiera de los Estados y Municipios -que sin duda sacará chispas entre AMLO y los gobernadores y alcaldes- y la desaparición o transformación del outsourcing.

Otras reformas serán al sistema de educación, ciencia y tecnología y la de regulación del financiamiento público de los partidos políticos nacionales, a fin de reducir su asignación presupuestal.

¡Ufff!!, esta será la guerra total entre los líderes de los partidos y el Presidente López Obrador.

Pero la cosa no queda ahí, Monreal deberá alcanzar la aprobación de la nueva Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República; la conclusión del trámite de la Ley de Educación Superior, la creación de la Ley de Economía Circular y la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos.

Todo ello junto con la reforma administrativa para desaparecer a los órganos autónomos a través de dictar su absorción por las dependencias federales.

Para Monreal sería más fácil correr un maratón desde Alaska a la Patagonia.

Pero ya aceptó el reto y pues ya veremos con qué cierra el período el viernes 30 de abril.

EL INE YA METIÓ A AMLO EN LA CONTIENDA

Era inevitable.

Y como estaba cantado, Andrés Manuel López Obrador ya está dentro del proceso electoral de 2021.

Lo metió Lorenzo Córdova, presidente del INE, al adelantar que conforme a lo mandata la Ley AMLO deberá suspender sus mañaneras en abril y mayo, meses de campaña electoral.

De inmediato el tabasqueño alegó que lo quieren censurar.

Y pidió una consulta popular para que sean los ciudadanos quienes digan si debe o no acatar lo que le quiere imponer el INE.

Oootra vez su idea de que una consulta popular pude sustituir a la Ley.

Con su respuesta, AMLO ya se colocó al frente de ese debate y obligó al presidente del INE y a sus demás críticos, a una posición reactiva. Ya no son los que imponen, sino los que reaccionan.

Al indicar que el INE lo quiere callar, obligó a Córdova a aclarar que su señalamiento de que AMLO debe suspender sus mañaneras es un ordenamiento marcado por la Ley no por una intención o capricho o búsqueda de confrontación de consejeros electorales.

La Ley y la Constitución indican, dijo Córdova, que ningún gobernante puede salir a hablar de sus logros porque eso rompería la equidad en la contienda electoral.

Es obvio que AMLO no acatará esa Ley, y que no hay sanción a la que se le puede someter.

Por el contrario, todo lo que diga o haga el INE será un aliciente para que el tabasqueño haga comentarios y criticas respecto del proceso electoral. Obvio, de sus adversarios.

ARIAS Y SU MOVIMIENTO GANADOR

Tras el anuncio de que el senador Cristóbal Arias irá por la gubernatura de Michoacán bajo las siglas del partido Fuerza Social, de Pedro Haces, hubo quienes se preguntaron por qué no lo hizo por el PRI o la alianza del tricolor con el PAN y PRD.

La respuesta es porque ir con un partido de reciente creación le evitaría tener que lidiar con críticas y malquerencias como las que se le presentarían con el PRI y PRD.

Ir por Fuerza Social, no lo lleva tampoco al conflicto con su amigo el presidente Andrés Manuel López Obrador. Su pelea será contra Morena y Mario Delgado y en especial con Raúl Morón que representa a la muy cuestionada y repudiada CNTE.

Todo con Fuerza Social es a favor, afirman, porque no habrá repudio social y sí la posibilidad de ingresar fuertes apoyos financieros, federales y políticos.

Arias sabe que en este contexto, bajo el paraguas de Haces y Ricardo Monreal, de sus compañeros senadores y de su ascendencia en Michoacán, es un candidato ganador.   

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. / Twitter: @_Vizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa