Epistolario  

  • El papel del Ejército en la paz regional 
  • Por Armando Rojas Arévalo 

 

Clase Turista

LEONORA: El General CIENFUEGOS ya está en su casa de El Huizachal. Llegó la tarde noche -18.40 PM- del miércoles en un avión que lo trajo de Estados Unidos. Lo detuvieron en Los Ángeles el día 15 de octubre y lo soltaron el 18 de noviembre, en Nueva York. La jueza federal CAROL B. AMON consideró que, aunque los cargos criminales que se le imputaban “son muy serios”, fueron retirados a solicitud del Departamento de Justicia, “como asunto de política exterior”. 

Muchas son las teorías y especulaciones que tratan de explicar por qué los Estados Unidos desestimaron los cargos contra el general CIENFUEGOS. Una, la más conocida, se publicó en el Washington Post en el sentido de que México amenazó con limitar las actividades de la DEA en México y expulsar de su territorio a los agentes de ese organismo. 

Otra teoría es que por su amistad personal con AMLO, TRUMP dio la orden de soltar a CIENFUEGOS, también como “pago”, digamos, a que el presidente mexicano no ha reconocido aun la victoria de BIDEN.  

OTRA es que se trata de una victoria diplomática mexicana, luego de que el gobierno de Estados Unidos reconoció el extrañamiento de nuestra cancillería, de que la detención de CIENFUEGOS fue arbitraria, primero porque no se le informó al gobierno mexicano que había una orden de captura; segundo, porque CIENFUEGOS no cometió el presunto delito que le se le imputa en los Estados Unidos y de haberlo cometido fue en México y como consecuencia la justicia mexicana debería juzgarlo. 

LÓPEZ OBRADOR mandó mensaje de protesta a Washington, en el sentido de que en México “No podemos permitir que alguien sea juzgado solo por razones políticas o de otro tipo, si no hay pruebas”.  

Si las había, el gobierno estadounidense prefirió hacer mutis y decirle a CIENFUEGOS “váyase libre a su casa”. 

TODAS ESTAS TEORÍAS son ciertas de alguna manera. Empero, la detención del general CIENFUEGOS lastimó profundamente a las fuerzas armadas mexicanas, y en consecuencia la élite de ésta presionó al presidente LÓPEZ OBRADOR para ser enérgico en su reclamación a los Estados Unidos. 

ANTES, el presidente mexicano se dejó llevar por la ocasión y asestó otro golpe a la credibilidad de las fuerzas armadas, prometiendo hacer una limpia en la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena), para evitar que cercanos al exsecretario continúen al mando de funciones estratégicas. Desafortunado. 

La detención de un soldado de alto rango, en especial tratándose del ex titular de las fuerzas armadas, fue algo vergonzoso para la institución. Los altos mandos se enfurecieron y reclamaron un acto reivindicatorio por parte del vecino país.  

Muchos son los acuerdos de seguridad que existen entre México y los Estados Unidos y no se podía permitir poner en peligro la vigencia y operatividad de tales acuerdos, no sólo en la frontera común de 3 mil kilómetros, sino en la frontera sur de México con Centroamérica. 

La controversia diplomática emprendida de manera estelar por MARCELO EBRARD y el doctor GERTZ MANERO, se enfocó en que la detención del general CIENFUEGOS lastimaba la honorabilidad del Ejército Mexicano que, dicho sea de paso, colabora eficazmente en el resguardo de la seguridad regional, como muro de contención a la oleada de migrantes de todo el mundo en la frontera norte y vigía, también eficaz, para evitar la infiltración de organizaciones terroristas en el sur y en nuestros oceános. 

Otro factor muy importante, es que México no sólo permite, merced a los acuerdos, la operatividad de la DEA en nuestro territorio, sino que es un aliado de los Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico.  

No es que seamos un peligro armado para los Estados Unidos, es que somos parte del mismo equipo. El resguardo de las fronteras y la contención de factores que pongan en peligro la seguridad regional y en especial la seguridad de los Estados Unidos, habla del desempeño de nuestras fuerzas armadas. 

Cuenta la leyenda que cierto día, siendo presidente don ADOLFO RUIZ CORTINES jugaba dominó con tres amigos suyos. “Dóblese compadre, hay que darles con piedras, haga de cuenta que estamos jugando con Estados Unidos”, le aconsejó su compañero. “¿Y si les ganamos?”, preguntó don ADOLFO. Desde entonces se piensa que si no podemos con nosotros mismos, menos qué hacer con los otros. No, nos conviene. De plano.  

Ya en serio. Estados Unidos no puede desestimar el papel regional que desempeña México. En mucho están involucradas las fuerzas armadas. La paz es importante. 

OJO, algo que a los Estados Unidos no le conviene es perder es el papel de México como mediador en las controversias ideológicas con regímenes de izquierda. ¿Te has dado cuenta que Venezuela dejó de ser un dolor de cabeza para el gobierno de TRUMP? ¿Y dónde está el peligro llamado EVO MORALES? ¿Qué pasó con Cuba? 

NO ES QUE YO esté de acuerdo en todo lo que estoy narrando, es la realidad. Para Estados Unidos nuestro país es fundamental, no sólo en lo económico y comercial, sino más importante aún, en la seguridad regional.  

Si CIENFUEGOS es responsable de los actos que se le atribuyen, que pague por ellos, ¡pero aquí! Si no, déjenlo en paz.  

Dios nos puso en ese camino. Inexorable destino. Como dijo PORFIRIO DÍAZ, “Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos”.  

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.