El FIDE invita a la ciudadanía a hacer un ahorro y un uso eficiente de la energía eléctrica

  • Aquí algunas recomendaciones para cuidar el recurso

 

Clase Turista

La energía eléctrica más barata es la que no se consume y la que tenemos a nuestra disposición todo el tiempo. Buenos hábitos de ahorro y uso eficiente de la energía representan beneficios importantes para la economía familiar. No son las cosas grandes las que marcarán la diferencia, sino más bien los pequeños pasos que demos cada uno cada día; cambiemos el rumbo cambiando nuestros hábitos, decía Wangari Maathai, Premio Nobel de la Paz.

En las actuales circunstancias, producto de la inusual helada en el estado de Texas en los Estados Unidos, que ha colapsado su economía e impactado, a su vez, en la industria y hogares mexicanos en un número significativo de localidades de nuestra región norte, es importante sumarnos, en lo individual y colectivo, al llamado del Titular del Ejecutivo Federal de cuidar la energía eléctrica, sobre todo en los horarios de mayor consumo.

Por lo anterior, el Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE) invita a la ciudadanía a hacer un ahorro y un uso eficiente de la energía eléctrica en sus hogares y centros de trabajo. Un Watt de ahorro le da al Sistema Eléctrico Nacional otro tanto en su capacidad para enfrentar de mejor manera la emergencia energética. El ahorro de energía que se logre, producto de la contribución de todos y cada uno de nosotros, permitirá transferir mayores volúmenes de energía a las regiones afectadas.

Ahorrar energía eléctrica nos conviene a todos, no solo beneficia a nuestra economía familiar y a nuestros centros de trabajo, también permite apoyar a quienes hoy están padeciendo por su escasez.

Por lo anterior, proponemos tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

• Aprovechar la luz natural abriendo persianas y cortinas. Utilizar iluminación solamente para áreas de trabajo, de lectura o de convivencia familiar y apagar las luces en espacios que no estén ocupados.

• Usar el aire acondicionado solo cuando sea necesario; un ajuste de un grado centígrado representa un ahorro de tres por ciento en su consumo. Evitar, en lo posible en estos días, calefactores eléctricos manteniendo el confort abrigándonos bien y evitando corrientes de aire mediante el sellado de puertas y ventanas.

• Mantener encendidos los electrodomésticos solamente cuando se estén utilizando; apagar el televisor si no lo estás viendo o cuando estés realizando otras actividades (estudiando, hablando por teléfono, etcétera).

• Evitar el uso de cargadores de celulares y de computadoras personales, planchas eléctricas, lavadoras, motores eléctricos y otros dispositivos eléctricos de alto consumo en horarios de mayor demanda de energía eléctrica (de las 6:00 de la tarde a las 11:00 de la noche).

• Desconectar de las tomas de corriente los aparatos eléctricos que no estén en funcionamiento.

Dar continuidad a estas recomendaciones modificando nuestros hábitos de consumo, apoyaría también en la cruzada mundial para contener el calentamiento global.

Para más información, visita nuestra página www.fide.org.mx.