Balacera en Cancún deja 15 heridos

  • La policía desalojó el Palacio Municipal; dos reporteros fueron heridos de bala

 

Clase Turista

Dos reporteros heridos de bala y varios lesionados por golpes es el saldo que dejó el violento desalojo del Palacio Municipal, cuando cuerpos policiacos se lanzaron contra activistas que protestaban por los feminicidios en el país y en especial para pedir justicia para la joven Alexis y otras víctimas de feminicidio en el estado.

De acuerdo con medios de comunicación locales y nacionales, vestidos de negro, con pancartas y veladoras en mano, familiares y amigos de víctimas feminicidio pidieron justicia a las autoridades estatales, a quienes acusaron que no hacen nada para parar el asesinato de mujeres, así como esclarecer dichos casos.

De acuerdo a datos proporcionados por personal de la Cruz Roja local, dos comunicadores heridos de bala han sido atendidos en esa institución y canalizados al Hospital General de Cancún y el IMSS de la 520.

En tanto Cecilia Solís del Diario de Quintana Roo fue herida de bala en una pierna, cuando las fuerzas del orden irrumpieron para desalojar el Palacio Municipal, de los grupos de mujeres que protestan en contra de los Femenicios en Quintana Roo.

Hay aproximadamente 15 lesionados y con severos golpes informan desde el lugar de los hechos.

La reportera Selene Hidrogo de Sipse Televisión, fue severamente lesionada por los golpes propiciados por los agentes antimotines que desalojaron a las y los manifestantes y arrmetieron en contra de los representantes de los medios de comunicación.

Testigos de los hechos indicaron que los uniformados realizaron disparos al aire cuando el grupo de inconformes exigía justicia para las mujeres afuera del palacio de gobierno de Cancún.

La agencia Quadratin señaló que el momento de la agresión comenzó cuando un grupo de entre los manifestantes incendió algunas maderas colocadas como cerco protector e impedir el paso, mismas que fueron derribadas e incluso se rompieron vidrios del inmueble. Ante ello, los policías comenzaron a perseguir y disparar al aire para dispersar la protesta.