Home office provoca más ataques informáticos de secuestro de datos

  • 61.7% de los usuarios no cree que las empresas estén preparadas para lidiar con ese problema
  • El robo de datos fue una de las amenazas más activas durante 2020, según encuesta de ESET

 

Clase Turista

Para H&CO, la multinacional especializada en brindar servicios de SAP Business One, contabilidad, impuestos internacionales y recursos humanos, el activo más importante de una organización es la información, por ello, recomienda contar con soluciones que permitan proteger la información sensible de las empresas, sobre todo en la “nueva normalidad” en la que más del 73% de las compañías en México han adoptado el Home Office.

De acuerdo con ESET, durante 2020 el secuestro de datos fue una de las amenazas más activas. Las bandas, que se dedican a operar distintas familias de ransomware, dejaron atrás los ataques masivos y apuntaron a compañías de industrias como el sector salud y a organismos gubernamentales para el secuestro mediante cifrado de archivos en los equipos comprometidos, con nuevas estrategias para demandar el pago de un rescate.

El robo de información previo al cifrado de los archivos y la posterior extorsión bajo la amenaza de publicar, vender o subastar los datos confidenciales robados fue una metodología que se observó por primera vez a fines de 2019 y que se consolidó en 2020 con nuevos métodos que han permitido a los criminales aumentar la posibilidad de monetizar los ataques y presionar a las víctimas a pagar por los datos secuestrados.

“El robo de información es una actividad cada vez más recurrente. Gracias al home office, la práctica adoptada mundialmente por las empresas frente a la pandemia, los ataques y el robo de información de manera digital se han vuelto más especializados. Ante este panorama se vuelve más urgente que nunca, que las empresas cuenten con políticas clave que les permita mantener el activo más importante de cualquier organización, su información, a salvo” comentó Armando Hernández, CEO de H&CO.

De acuerdo con H&CO, el primer paso para cuidar la información de una empresa es establecer una política clara de privacidad de datos que debe ser compartida con toda la plantilla laboral, así como contar con un programa sólido de capacitación para la integración de nuevos empleados, pero, sobre todo, definir de la forma más precisa posible cuál es la información confidencial o sensible de la compañía, de esta manera será mucho más difícil que la misma sea expuesta a ser robada o compartida.

Lo más importante para una empresa es proteger cualquier tipo de información que, en manos de competidores o ladrones, pueda costar muy caro a la organización. Eso incluye elementos tan sencillos como listas y perfiles de clientes, precios de productos y servicios, planes de marketing e información financiera corporativa.

Por tal motivo, contar con una solución y políticas claras para proteger la información, permiten que las empresas optimicen sus procesos, logrando que sus empleados se protejan en tiempos de pandemia, sin perder la productividad o puestos de trabajo por la virtualidad.

“Hoy se debe tener en cuenta que los ataques cibernéticos son más especializados y que las compañías deben estar preparadas para afrontar una digitalización del trabajo, en la cual la información debe ser protegida para evitar que esta sea sustraída sin importar donde se desarrolla el trabajo, ya sea de forma remota o en la oficina” puntualizó Hernández.