Presencia de liquidez en el mercado de divisas mundial favorece al peso

  • Por Ricardo Jiménez Zamudio

 

Clase Turista

Los altos niveles de liquidez observados en el mercado de divisas internacional, derivados de la “inyección” sin precedente de los principales bancos centrales del mundo, como la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco Central de Europa (BCE), ayudó al peso mexicano a revaluarse.

La semana pasada la Comisión Europea anunció el Fondo de Recuperación 2021/2024, que supera las propuestas de Markel/Macron con un tamaño de 750,000 millones de euros (5.4% del PIB anual de la UE27, que incluyen los 500,000 de euros de subvenciones propuestos por el franco-alemán.

Además, habría que tomar en cuenta los 250,000 de euros en créditos como solicitaron algunos países de la parte norte de Europa, aunque Italia y España serían los países más beneficiados. Este jueves, en la reunión de política monetaria se espera que el BCE anuncie la inyección de una mayor liquidez.

En el caso de la Reserva Federal también ha señalado que estará dispuesta a mayores estímulos monetarios, donde ser necesario podría ser mediante el apoyo de mayor estímulo fiscal.

En los últimos 15 días, la moneda mexicana ha mostrada una franca recuperación frente al dólar estadounidense, donde en esas dos semanas ha logrado una apreciación de 7.45%, equivalente a una revaluación de 1.80 pesos, luego de pasar de un precio de 24.0130 (15 de mayo) a 22.2240 pesos (31 de mayo).

En el Mercado de Futuros de Chicago (CME) contra todos los pronósticos, la posición especulativa nuevamente está a favor del peso mexicano, por lo que, con fecha al 26 de mayo registró un monto de 105 millones de dólares, respecto al cierre de la semana previa de 127 millones de dólares, resultó un incremento de 232 millones de dólares.

La recuperación del mexicano no ha sido la excepción, también otras monedas sobre todo de mercados emergentes se han apreciado, en la semana anterior como el zloty de Polonia mostró una ganancia de 3.6% y la corona Checa registró un saldo positivo de 3.3%.

La apreciación de las monedas emergente también se explica en parte a la expectativa de que la Reserva Federal (Fed) podría recortar su tasa de interés por debajo del 0%, a pesar de que varios oficiales de la Fed, incluyendo a Jerome Powell se opone a tasas negativas, aunque cabe destacar que las tasas de interés de los bonos estadounidenses comienzan a pagar rendimientos de -0.10% para finales de este año.

El escenario del peso mexicano no ha cambiado mucho, sobre todo en la parte interna con un pronóstico de caída de actividad económica superior el 10%, como es el caso de los analistas económicos de CitiBanamex que prevén un ajuste a la baja cercana al 12%, bajo el supuesto de que el gobierno de López Obrador no implemente una política fiscal más agresiva.

El tipo de cambio peso-dólar bajo ese contexto podría estar llegando a sus niveles piso (22 pesos), por lo que, es probable que la mayoría de los intermediarios financieros comenzaría a tomar posiciones para espera nuevamente un rally alcista hasta alcanzar niveles cercanos a los 24 pesos en las próximas semanas.

Dentro del análisis técnico, el peso mexicano frenó su apreciación en los últimos cuatro días, observándose un rango de operación entre 22.0 pesos y 22.50 pesos por dólar, por lo que, difícilmente ropería el precio de soporte de los 22 pesos. Hacia adelante no se puede descartar desplazamiento hacia al alza del tipo de cambio.

Las tensiones políticas entre Estados Unidos y China siguen incrementándose. Al cierre de la semana pasada, el presidente estadounidense Donald Trump dio a conocer que iniciará un proceso para revocar a Hong Kong su estatus preferencial en materia comercial, cuyo objetivo es para presionar a China ante su creciente intervencionismo en la región.

Caretas