La economía de barrio, una oportunidad para la alcaldía de Coyoacán: Leovigildo Chávez López

  • Señala que hay que cambiarle el rostro social, económico y político, “porque hay que construir ciudadanía”

 

Clase Turista

Nacido y crecido en Coyoacán, Leovigildo Chávez tiene muy claro el diagnóstico para reactivar la economía de la Alcaldía de Coyoacán.

 

Siempre ha vivido en esta demarcación política y con su visión de emprendedor y hombre de arraigo, propone que la “economía de barrio” sea la oportunidad de transformar las colonias marginadas “en verdaderas zonas económicas, tejidas a través de redes de negocios que interactúen unos con otros, articulando clusters o interactivos de servicios”.

 

En entrevista, considera que la economía de barrio debe regularse por un régimen de ley que privilegie el comercio y que formalice todas las fuentes de empleo que se generen.

 

Sin rodeos, señala que hay que cambiarle el rostro social, económico y político a la demarcación “porque hay que construir ciudadanía”.

 

A lo largo de sus 30 años de arduo trabajo con organismos empresariales, está convencido de que en México hace falta voluntad y ganas de hacer las cosas.

 

Por eso tiene puestas la mira en el proyecto --que si se planifica y aplica adecuadamente- podría tener un gran impacto en el entorno local y nacional, “porque elevaría los ingresos y la capacidad económica del jefe de familia, su mutación sería de manera instantánea mejorando su condición de vida, pasando de empleado a empleador”.

 

Al respecto, reconoce que el actual sistema educativo nos ha formado para ser muy buenos empleados, pero se deja de lado el emprendurismo y con la economía de barrio la gente tendría la posibilidad de convertirse en microempresario formal, con posibilidades de obtener créditos al contar con su pequeño local comercial como garantía.

 

Chávez, asegura que su plan también impactaría “profundamente” la estructura familiar porque lograría reintegrarla al tener su propia actividad económica en casa cumpliendo con el concepto que actualmente está de moda por la pandemia del coronavirus: Home Office.

 

“Los padres atenderían su negocio y estarían atentos en la educación de sus hijos, lo cual  derivaría en mejora del nivel educativo, disminuirían las adicciones, el consumo de drogas y alcohol en los jóvenes, y por consecuencia, los índices delictivos se abatirían y aumentaría la prevención del delito”, añade.

 

Además, subraya, los hijos aprenderían de la actividad comercial de la familia y se incorporarían al negocio.

 

Incluso los adultos mayores se beneficiarían al rentar un pequeño espacio de su vivienda al comerciante de al lado, con lo que obtendrían un ingreso extra sin salir de casa, sin tener que doblegarse ante programas asistencialistas-clientelares del gobierno.

 

Finalmente sería posible que el sueño de “Movilidad Cero” tocaría el umbral de Coyoacán, pues con la Economía de Barrio permitiría a la gente vivir y trabajar en su propia alcaldía.

 

Está seguro de que en materia de infraestructura urbana el cambio sería notorio, porque el barrio mudaría su rostro de la pobreza a la riqueza, se convertiría en una zona habitacional-comercial con más centros escolares y deportivos.

 

Finalmente, Chávez López que si es viable “aterrizar” la propuesta pues no ocupa de un presupuesto para lograrlo “únicamente se requiere de voluntad política para cambiar el uso de suelo de estas colonias y barrios marginados, de habitacional a mixto para darle viabilidad al proyecto económico-social, entre otros.