Ocupación hotelera, con alza de 40.3% en promedio; repuntan destinos de playa

  • Al cierre de mayo, Mazatlán, Los Cabos y Cancún registran los porcentajes de ocupación más elevados

 

Clase Turista

La industria hotelera fue de los sectores más afectados por la pandemia por coronavirus y las medidas de mitigación y contención, que provocaron una disminución en la movilidad y limitaciones en los aforos.

Desde marzo de 2020, cuando comenzó la crisis sanitaria en el país, se ordenó el cese de actividades económicas no esenciales, incluido el turismo, por lo que los establecimientos de alojamiento estuvieron prácticamente vacíos por varias semanas.

En julio del año pasado comenzó a reactivarse el sector por un mayor desplazamiento del mercado doméstico; sin embargo, la recuperación ha sido lenta, de acuerdo con el monitoreo hotelero del sistema DataTur en 70 centros turísticos del país, cuyas últimas cifras hasta el mes de mayo, muestran una clara diferencia respecto a los bajos niveles del año pasado, pero también una brecha considerable con las mismas de 2019.

Pese a que el invierno es normalmente una temporada de alta demanda de viajes a los destinos mexicanos, tanto por el turismo nacional como por los mercados internacionales, el invierno pasado fue un periodo de lenta recuperación de los niveles de ocupación hotelera, que comenzó a cobrar mayor dinamismo hasta marzo de este año, superando la barrera del 30%.

De acuerdo con reporte Gemes, para mayo, los 70 destinos del país (que en conjunto suman alrededor de 421 mil cuartos disponibles), ya reportan una ocupación promedio de 40.3%, que es inferior en -19.9 puntos porcentuales respecto al mismo mes de 2019. Esto representa el máximo nivel alcanzado en todo el periodo de pandemia.

La evolución del sector se ha dado a diferentes velocidades entre los destinos de playa y los de ciudad. En el caso de la actividad hotelera, las ciudades han tenido una recuperación más estable pero también más lenta, reportando en mayo una ocupación promedio de 32.3%, que es menor a la del mismo mes de 2019 en -23.8 puntos porcentuales; en tanto que los destinos de playa, favorecidos por una mayor demanda del turismo internacional (que se ha intensificado en los últimos meses), reportan 49.3% de ocupación, con una diferencia de -15.5 puntos porcentuales respecto a 2019.

Los destinos de playa registran en general mayores niveles de ocupación, encabezados por Mazatlán, que de acuerdo con el monitoreo de DataTur, alcanzó 69.3% de ocupación en sus 9,750 cuartos disponibles promedio en el mes de mayo, 8 puntos porcentuales más que en el mismo mes de 2019. Otros destinos aún no han superado los niveles “prepandémicos” pero sí se están acercando, son Los Cabos (-4.2 puntos porcentuales), Cozumel (-6.1 puntos), y Acapulco (-7 puntos), con ocupación de 63.6% y 41.7% los primeros dos, impulsados por el turismo estadounidense; y el tercero registrando 40.4%, favorecido por su cercanía con la Ciudad de México.

La Riviera Maya, por otro lado, que es el destino de playa con mayor oferta hotelera en el país, registró en mayo una ocupación de 41% en los 45,912 cuartos disponibles, cifra inferior en -37.4 puntos porcentuales a la registrada en mayo de 2019. Este destino es preponderantemente visitado por el turismo internacional, que a poco más de un año de haberse comprimido, sigue mayormente inactivo, salvo por el mercado estadounidense.

Dado que la naturaleza de los viajes a destinos en ciudades obedece a motivaciones diferentes, como las visitas a familiares y amigos o con propósitos profesionales y de negocios, hay un menor avance en la recuperación de la actividad hotelera. La Ciudad de México que contaba con una oferta de 51,706 cuartos disponibles en mayo de 2021 de acuerdo con DataTur, registró en dicho mes una ocupación hotelera de 30.7%, es decir el -35.4 puntos porcentuales menos que la registrada en mayo de 2019. Guadalajara y Monterrey, las otras dos grandes ciudades del país presentan niveles de ocupación similares, de 33.6% y 38.4% respectivamente, aunque la primera con una menor disminución, de -19.4 puntos porcentuales, mientras que Monterrey está por debajo del nivel de mayo de 2019 en -34.5 puntos.

Ciudades como Villahermosa o Tijuana,que aunque su oferta hotelera es considerablemente menor, están más cerca de alcanzar niveles de ocupación previos a la pandemia, con brechas de -8.4 puntos porcentuales la primera y -18 puntos la segunda, y ocupación superior al 40% (43.2% y 45.5% respectivamente). En contraste, Puebla es, entre las principales ciudades turísticas, la que más lejos está de recuperarse, registrando en mayo una ocupación de 22.2% en sus 9,710 jabitaciones, que representa la tercera parte de la ocupación registrada en mayo de 2019 (-40 puntos porcentuales).

En los primeros cinco meses del año, las cifras son más reveladoras de la difícil situación que han enfrentado los destinos, pues los tres destinos más importantes del país por el tamaño de la oferta (más de 132 mil cuartos en conjunto), no han llegado ni a la mitad de su capacidad, cuando en el mismo periodo de 2019 la Riviera Maya, por ejemplo, reportaba 82.1%, Cancún 76.8% y la Ciudad de México 63.8%. El conjunto de los 70 destinos del monitoreo hotelero de DataTur, registra 32.2% de ocupación en el periodo enero-mayo; es decir, un -29.3 puntos porcentuales menos que el nivel del mismo periodo de 2019.