Se comenta sólo con...

  • Ahí viene
  • Por Carlos Ramos Padilla

 

Clase Turista

Hoy llegará a México un prófugo, ratero, cobarde y cínico personaje. Fue Gobernador de Veracruz y luego de su fuga se le atrapó en Guatemala hasta donde tuvo que acudir el Presidente Enrique Peña Nieto para atender el asunto.

Duarte, un hombre escurridizo y capaz de inmolarse pero llevándose a otros. Un sujeto que vació las arcas de su entidad y que cometió otras tantas irregularidades como suministrar medicamentos caducos a niños con cáncer.

Su listado de atropellos es insultante. Pero este caso pondrá a prueba a la administración federal si se presta a una simulación judicial en beneficio de un acuerdo de carácter político con el reo.

Aquí hasta el proceso electoral del 18 está en juego. La sociedad toda medirá el alcance de la pulcritud legal y jurídica con que se llevara a cabo el proceso. Pero la carga toda no debe quedar sólo en Duarte. Hay muchos cómplices que el auxiliaron en construir su andamiaje de corrupción, empezando por los integrantes del Congreso local, miembros de su gabinete y actores de partidos políticos. Vamos hasta la Conago está salpicada de sospechas y dudas.

El sólo no pudo manipular las cifras sin asesoria. No pudo adquirir tantos bienes son cómplices. No pudo saquear son incondicionales.

Muchos toleraron y se sumaron a sus actos porque fueron beneficiados. La podredumbre veracruzana en su peor momento. Y no hay que esperar a que Duarte escupa nombres, las instancias federales y locales deben actuar y dar con los responsables de tanto latrocinio.

Duarte no está solo aunque al parecer si abandonado. Muchos apestan y hoy deben estar temblando, no es buena noticia para ellos que su jefe regrese, que haya aparecido.

Duarte aparece como el responsable también de un gobierno que desmanteló el aparato productivo pero que también registró un doloroso rostro del crimen que asesinó a muchos inocentes y periodistas.

Y no nos vamos a conformar con frases ya humillantes como "hasta las últimas consecuencias", "tope a donde tope".

Tenemos una enorme cantidad de pendientes en el país que tiene que ver con saqueadores, ahí está Yarrington y Borge.

Pendientes con Gabino Cué y Egidio Torre Cantú; expedientes en Sonora con Eduardo Bours;, en Guerrero con Angel Aguirre, Casos como la chapodiputada o la pedinche de López Obrador. El fraude monumental de la Línea Doce con Marcelo Ebrad y Mario Delgado.

En fin una galeria espantosa de sujetos y actos que han herido en serio a la nación. Duarte un ingrediente más del caldo putrefacto en la política.

Video del día

Video relevante