Se comenta sólo con...

  • Se mueven las aguas
  • Por Carlos Ramos Padilla

 

Clase Turista

Vemos que con el paso de los días la política electoral de los aspirantes y de los partidos así como los cambios que se van generando mueven las aguas.

Todos andan muy activos. Margarita avala recibió un importante apoyo en Yucatán; Armando Ríos Pitter ya obtuvo la suma del 100% de firmas y se perfila como candidato presidencial; Alejandra Barrales sube en  popularidad; Armando Ahued se gana hasta la simpatía de los boxeadores, pero las condiciones podrían variar y en serio.

López Obrador en Veracruz amenaza con dar nota el lunes. Dice que será a las 10 de la mañana en Monterrey. Asegura hará un pacto para acaber con la corrupción, pero la bomba le estalló antes de tiempo y lo que el llama el compló ahora viene desde el Washington Post que revela en sus paginas que López Obrador estaría recibiendo apoyo de los rusos. Esto estiman en el diario alteraría la relación con los Estados Unidos y afectaría la cooperación en varias áreas.

Putín está interesado, al igual que Venezuela en favorecer al tabasqueño para emprender una política contestataria a los Estados Unidos y esto, a buenos niveles, significaría la tumba de Andrés, como le dicen, al recibir la reprobación, para empezar, del sector inversionista mundial.

En la otra esquina, en el PAN, Ernesto Cordero, que no es un personaje menor aseguró se quedará en Acción Nacional para defenderlo de una dirigencia "corrupta", así la califico, refiriéndose a Ricardo Anaya.

Señala dará la batalla al interior no como Javier Lozano que se fue a integrarse a la campaña de Meade aunque reconoció que hay mucha disgusto entre los panistas por lo que se sucede en ese instituto.

Así que ahora sumamos a la extraña y confusa democracia a los saltamontes y traidores como Miguel Barbosa, a los acomodaticios como Javier Lozano, a los trepadores como Claudia Sheinbaum, a las alianzas entre izquierdas y derechas, sino a un endeble mal llamado voto duro que podría operar como en los viejos esquemas del corporativismo, es decir, sin importar la militancia ejercer el voto en conjunto, y por una orden, por alguien que les garantice el triunfo, la protección política y sobre todo la derrota del otro.

Así, priistas podrían optar por Anaya y panistas por Meade.

¿Qué cosa no? Y que conste que es pregunta.

Video del día

Video relevante