Péndulo Político

  • Análisis histórico del neoliberalismo
  • Por Dr. Emiliano Carrillo Carrasco (*)

 

Clase Turista

Las privatizaciones como eje de condición de los mercados financieros neoliberales, la desincorporación del Estado por la dualidad de acciones de mercado y las creaciones de leyes de inversión como ley de asociaciones publicas privadas, como medio de gasto público que el Estado tiene que traducirse en gasto público: El neoliberalismo comenzó antes y ha enfrentado mayores resistencias. Es una práctica reaccionaria, un pensamiento conservador y un modelo de acumulación basado en agresiones a los trabajadores, en un marco de mayor internacionalización del capital. Hubo una etapa inicial del ajuste y otra fase posterior de privatizaciones durante las dictaduras y las transiciones posteriores. La aplicación del esquema neoclásico acentuó los desequilibrios financieros, cambiarios y productivos tradicionales y repitió los socorros estatales a los capitalistas a costa del erario público.
El Neoliberalismo hereda viejas teorías de inferioridad de los nativos, atraso cultural hispanoamericano y supremacía de Occidente. Retoma los mitos positivistas de la modernización basados en la copia del capitalismo avanzado. Despotrica contra la injerencia estatal, ocultando los beneficios que obtienen los capitalistas y no explica la continuidad de esa intervención al cabo de tantos gobiernos pro-mercado. Es absurda su presentación de la informalidad laboral como una resurrección de la competencia empresaria. El neoliberalismo fue definido en los años 80, como una ofensiva del capital sobre el trabajo para recomponer la tasa de ganancia. “No es la conciencia del hombre, lo que determina su realidad social, sino al revés, es la realidad social, la que determina la conciencia del hombre” .Karl Marx 
México, la venta de las telecomunicaciones y la forma en la que se realizó puso de manifiesto situaciones que han generado controversias llenas de suspicacia, frente a la aparición de nuevos ricos, muy ricos(Esta parado este ramo ante las ambiciones del poder público en cuanto a sus utilidades ; la permanencia de ambigüedades en la Constitución (Art. 3º), la falta de seguridad en los derechos de propiedad (Art. 27), de manera particular, aunque no exclusiva, en el medio Rural (público y privado), y el exceso de regulaciones para generar un ambiente de negocios del campo, representan una contribución importante en el atraso y estancamiento que presenta la economía nacional, su baja recaudación, como en su falta de dinamismo. La larga frontera con el mayor consumidor de drogas del mundo, aunado a la permanencia de la pobreza del medio rural, ofrece la base social, en opinión del Presidente del Tribunal Agrario, para que en un 33% del territorio nacional, se sostenga la presencia de narcotráfico. La entrada en México del Neoliberalismo a partir de 1983, explica la caída del producto bruto interno, ya que en 1983, se descubrió petróleo en el mar del norte y cayó el precio del crudo mexicano, como del consumo interno, ya que había que exportar y pagar en divisas, no había para donde hacerse y ello, coincidió con una crisis fiscal que obligó la salida del Estado de Bienestar o befare . 
Había que reducir el gasto por el crecimiento exponencial de los intereses, y el aumento de desempleo, comparado con el período precedente 1961-1982, en que las estadísticas (braceros aparte) no registran desempleo abierto, sino hasta 1985, en que llegó el SIDA. El estancamiento observado en la economía como a las grandes dificultades en la creación de empleos; más bien es un efecto de la permanencia de paradigmas propios del estado de bienestar, financiados a crédito y con recursos del petróleo, que vienen de antes de los años 60 en un entramado institucional muy complejo, donde el poder legislativo, “léase los partidos políticos” parece estar impedido en la actualidad para modificar, conforme al juego de poder que se da, entre la llamada partidocracia, en su lucha por el poder, como de su pervivencia. La evidencia de las alianzas de partido, hacen ver que la ideología es lo de menos, la toma del poder es lo único que está en juego. La burocracia se enseñorea con altos sueldos, bonos, gratificaciones, etc. etc. en la crisis de crecimiento en México 2000-2014. 
La violencia amenaza la democracia nacional. El nivel de violencia que se da en México, no debe de pasar desapercibido o desligado de los problemas aquí mencionados. La nueva clase política que se está gestando en México, sin lugar a dudas tiene un contenido violento y de alguna manera ligada al narcotráfico desde 1942, entrada la 2ª guerra mundial, con el 1er tratado de exportación de goma entre México y los AMERICANOS. Ello, está afectando las relaciones internacionales, particularmente con la frontera; la expulsión de migrantes; ello, por la incapacidad de la economía mexicana para crecer y poder darles abrigo y esperanzas a los llamados por la literatura de poder de José Narro & Co. “nini´s”, así como a quienes han estudiado, pero en la práctica, no sirven o no son aptos para trabajar, ni en servicios no especializados.
Lo obsoleto del financiamiento del “modelo de desarrollo del bienestar” en México, como su inviabilidad financiera y su neo institucionalismo, los fracasos de la revolución mexicana en el medio rural (propiedades inembargables e imprescriptibles…) como el Koljoz soviético ya desaparecido...), como en la educación que atiende más a criterios de asistencia social que de ciencia y tecnología, se presentan como verdaderos anacronismos, si no, disparates del “modelo actual de desarrollo”; representan un callejón sin salida para la viabilidad financiera del país, que hoy está afectando al conjunto nacional, a las mayorías. Solo a fines de este año 2014, devaluación del dólar, desempleo, las inversiones se han ido, inflación, etc. 
El Partido Acción Nacional (PAN), llegó al poder en el año 2000-2012 y no ha podido gobernar en base a su estructura ideológico-partidista, a pesar de que le han tocado las mieles de un 2º boom petrolero 1998-2010; el entramado institucional tiene muchos años y más beneficiarios, está elaborado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) que no está dispuesto a hacerlo con el PAN en el poder, quizás lo haga, pero estando el PRI en el Poder. Esa es la real política. No podemos restar importancia al impacto de la opinión pública, sin embargo, compartimos al respecto con Lord Chesterton en el sentido de que “la opinión pública, es la peor de todas las opiniones”, nutrida de mitos, rumores y aspectos no documentados por nadie. 
La crisis económica iniciada en el 2008 abrió grandes interrogantes sobre la continuidad del modelo privatista. Esta convulsión superó las conmociones financieras precedentes e ilustró la magnitud de los desequilibrios creados por el neoliberalismo. Pero la preeminencia de este ciclo se mantuvo.
El neoliberalismo perdura por el retroceso que impuso a los trabajadores. Se sostiene en el cansancio político que genera la alternancia de conservadores y socialdemócratas en la administración del mismo modelo. Todo indica que la reversión de esta etapa exigirá grandes victorias populares impuestas desde abajo. Todas las prédicas de ortodoxia fiscal, cuidado monetario y prudencia en la expansión de la deuda pública fueron archivadas. Se optó por el costoso crédito externo para lidiar con las asfixias generadas por el propio modelo. En muy poco tiempo los mitos del rigor neoliberal en el gerenciamiento del estado quedaron desmentidos.
Esta política desembocó en la misma asfixia de pagos que ha jaqueado repetidamente a la región. Varios años de privatizaciones y flexibilidad laboral recrearon las crisis financieras, los quebrantos fiscales, las fugas de capital y los colapsos cambiario-monetarios del pasado. El desplome de la Argentina en el 2001 fue la expresión más dramática de esta repetición de viejas convulsiones. El Neoliberalismo mantuvo un bajo nivel de actividad económica. La ilusión en un repentino despegue por el simple efecto de políticas conservadoras quedó desmentida. El recorte de los salarios y del gasto social no incentivó la inversión. Tampoco las privatizaciones encendieron la mecha del crecimiento. 
La política de eficacia y eficiencia del estado ante políticas de prevención y aplicación, contra dos elementos la corrupción e impunidad al vilo.

(*) Doctor en Ciencias Jurídicas

Video del día

Video relevante