Creciente contaminación de ríos, lagos y lagunas de México

  • Con tecnología finlandesa se puede revertir el problema: Alfredo Álvarez de la Torre

 

Clase Turista

México puede presumir que cuenta con 135 ríos principales y 44 lagos y lagunas, pero ninguno se salva de la contaminación, resalta Alfredo Álvarez de la la Torre, director de Watermaster México.

Con casi tres lustros de experiencia en restaurar y proteger el medio ambiente en aguas de baja profundidad, Álvarez de la Torre es el representante único de una empresa finlandesa que con dragados de alta tecnología puede revertir la contaminación de ríos y cuerpos de agua que en todo el mundo se han convertido en un signo de preocupación y riesgo para la salud de la población.

Con una licenciatura en Economía por la UNAM, Álvarez de la Torre explica lo costoso que resultaría limpiar un Lago como el de Cuitzeo, en Michocán, o el de Chapala, en Jalisco, y cuya contaminación provoca la mortandad de peces y riesgo de intoxicación y muerte para pobladores.

Cuando se hace el dragado en ríos o cuerpos de agua, hemos encontrado de todo, desde animales muertos, hasta autos y refrigeradores u otros objetos, que fueron abandonados en tales sitios, comenta el experto.

Para Álfredo Álvarez de la Torre todos somos responsables, lo mismo el hotelero que no cuenta con un equipo de tratamiento de aguas residuales, que el industrial que vierte químicos y metales tóxicos en los ríos, o las autoridades locales, estatales y federales que ignoran las propuestas, aunque conocen los riesgos.

Relata como el 22 de noviembre de 2017, la Secretaría Particular de la Presidencia de la República respondió a una misiva que previamente había enviado a Enrique Peña Nieto, en la cual se admite el problema que enfrentan algunos cuerpos de agua en el país, y le anuncian que su planteamiento de revertir esa contaminación había sido turnada a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para que en un plazo no mayor a 15 días respondieran a su propuesta. Pero eso, nunca ocurrió.

El representante de Watermaster en México asegura que el gobierno debería tener equipo para mantener limpios sus ríos, lagos y lagunas. 

El problema es grave, advierte, y la región más contaminada está en Jalisco. "Las autoridades deben tener respuestas, pero hay mucha negligencia, mucha indiferencia sobre un asunto que a la larga nos costará más y que puede poner en riesgo la obtención de agua limpia.

Explica que el Lago de Cuitzeo mide 31 mil hectáreas o 310 millones de metros cuadrados y que sólo para dar un valor a la limpieza de ese cuerpo de agua, se tendrían que destinar unos 24 mil millones de pesos, pero también corrige: "Con maquinaria o dragados comprados se pueden reducir los costos de operación".

Insiste que el problema más grave en México es la ausencia de cultura para tener limpios nuestros ríos, lagos y lagunas. Incluso, acusa, hay autoridades en Conagua que no quieren invertir en esto que es su tarea fundamental, o salen con el argumento de que es más barato construir otra presa que dragar.

Detalla que la disponibilidad de agua fresca es de 0.26% en el mundo, mientras que la de agua salada supera el 97.2% y los glaciares de agua dulce representan apenas el 2.74%, lo que nos debe mover a la conciencia, porque "creemos que habrá agua para mucho tiempo y no es así".

Precisa que el sector turístico, especialmente el hotelero, no puede avanzar con documentos avalados o certificados de impacto ambiental si tiran sus aguas negras al mar. "El problema de contaminación física, biológica y química es severo en todas nuestras vertientes", agrega.

Considera que sí hay municipios y estados que trabajan en la limpieza de sus cuerpos de agua, pero la mayoría ignora esta labor, y por eso tenemos una industria que es la causa principal de la contaminación aberrante en el Lago de Chapala o un estado como Guanajuato que presume 32 presas, pero todas están contaminadas, o la grave infición biológica por planta invasiva, como lirio o tule, en el Río Zula, en Ocotlán, Jalisco.

Expone que el Río Hondo, en la frontera sur de nuestro país, está contaminado por las descargas clandestinas de municipios, hoteles y empresas de toda índole.

Álvarez de la Torre, puntualiza que las presas Endhó y La Requena son los principales receptores de las aguas negras del país, y que con ellas se riegan los cultivos de 180 mil hectáreras del Valle del Mezquital.

El experto propone introducir las máquinas de Watermaster, cuyo costo por unidad es de un millón de euros, y con ellas reducir, en poco tiempo, los niveles de contaminación que ya son severos en ríos, lagos y lagunas.

Finalmente, Álvarez de la Torre aclara que para hacer un dragado en México se requieren permisos de impacto ambiental, los cuales son difíciles de conseguir, pero a los desarrollos turísticos se los otorgan con mucha facilidad, y ese viacrucis no lo transitan, aunque muchos sean grandes contaminadores.

Video del día

Video relevante